Lobo blanco, lobo negro: Leyenda sobre las emociones

lobo blanco

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Lobo blanco o lobo negro es una antigua leyenda procedente de los nativos americanos, los Cherokees. Habla sobre como los seres humanos tenemos a nivel emocional un lado de luz y un lado de sombra que debemos equilibrar. 


La leyenda

 

Estando un anciano con su nieto en la hoguera comienzan a hablar tras haber vivido una injusticia.

El Cherokee mayor le dice a su nieto reflexionando:

“Tengo la sensación de que dentro de mi corazón habitan dos lobos que luchan.

Uno de ellos es negro, está enfadado y lleno de ira. Decide pelear muchas veces sin razón, guiado por la rabia ante el más mínimo contratiempo. Además dentro del lobo negro hay envidia, orgullo y ego sin límite.

El otro es un lobo blanco, rebosa amor, paz y perdón. No le gusta combatir, solo lo hace cuando siente que necesita cuidarse a sí mismo o a los demás. Dentro del lobo blanco hay bondad, humildad, empatía y compasión hacia sí mismo y su entorno.

Ambos lobos, el blanco y el negro, luchan por dominar la batalla dentro de mí”.


El joven tomándose su tiempo para reflexionar, pregunta entonces:

 

“¿Y cuál de los dos ganará?”

 

De nuevo el Cherokee anciano toma la palabra y afirma:

 

“Aquel al que yo alimente”.

 

El nieto, no contento con la respuesta, añadió:

 

«¿Cuál vas a alimentar para que se quede en tu corazón?»

 

El anciano dijo de nuevo:

 

«Ambos se quedarán en mi corazón y ganarán la batalla».

 

Desconcertado el nieto volvió a preguntar:

 

«¿Cómo es posible que ambos sean vencedores?»

 

Finalmente el anciano Cherokee añadió:

 

«El lobo blanco y el lobo negro, aunque a veces luchan, se necesitan el uno al otro. Cada lobo tiene una finalidad y cualidades que preciso para vivir.

El lobo negro tiene mucha astucia, agudeza y capacidad estratégica. Está acostumbrado a la oscuridad y nada más sentirse herido se despierta para protegerme.

El lobo blanco, por otro lado, me muestra un lado más pacífico de las cosas, lleno de amor y compasión para dar. Tiene una mirada limpia de todo cuanto le rodea.

Si solamente alimento al negro seré incapaz de disfrutar de la vida y las personas que me rodean. Me convertiré en una persona irascible y llena de furia.

Por otro lado, si tan solo alimento al blanco corro el riesgo de quedar desprotegido ante las amenazas, sin capacidad de reacción.

Debo alimentar a ambos por igual para que dejen de luchar entre ellos.

Cada lobo, tanto el negro como el blanco, es útil dependiendo de la ocasión. Por eso, alimentando y cuidando de los dos lobos que habitan en mí podré crear el equilibrio, la paz y la armonía que necesitan y preciso”.

 

Enseñanzas de la leyenda

 

Este cuento o leyenda de los nativos americanos trae muchas enseñanzas y reflexiones a como vivimos emocionalmente en nuestro día a día.

 

Lobo blanco, lobo negro: Dualidad humana

Principalmente nos muestra que todos los seres humanos tenemos un ‘lado de luz y un lado de sombra’.

Es común que tratemos de esconder el segundo y sacar a relucir el primero, sin embargo, ocultarlo no significa que no esté presente.

Leyendo este cuento me gustaría resaltar la importancia de reconocer nuestra dualidad y ver cómo nos resistimos a ella. A su vez ver la importancia de que ambas partes existan y buscar alimentarlas por igual. Al final, el lobo negro no deja de ser una expresión emocional y por lo tanto trae un mensaje adaptativo consigo.

 

Importancia de la gestión emocional

 

La leyenda Cherokee de los dos lobos que habitan en nuestro corazón, pone de manifiesto la importancia también de la gestión emocional.

Ambos lobos son en sí mismos emociones que todos los seres humanos experimentamos, aunque no por igual.

 

Emociones ‘buenas y malas’

Las emociones en sí mismas no son ‘buenas ni malas’, no entienden de moralidad. La finalidad principal de una emoción en los seres humanos es meramente adaptativa al entorno. Por decirlo de alguna manera, son ‘brújulas’ que nos indican la manera en la que nos relacionamos, cómo vimos y sentimos lo que ocurre alrededor así como con otras personas.

Dentro de que no existen emociones positivas ni negativas si que se podría admitir que hay algunas más placenteras de experimentar que otras. Por eso erróneamente las catalogamos como buenas o malas en función de lo que prefiramos sentir.

 

Función del lobo blanco y lobo negro

En el caso específico de la leyenda, el lobo blanco representa aquellas emociones ‘amorosas’ que buscamos en nuestro día a día. Teniendo en cuenta la finalidad última del lobo blanco podemos decir que este busca conectar desde la esencia con el entorno y consigo mismo. Permite ver el lado bueno de las cosas y las personas, aceptarlas tal y como son y amarlas por lo que son. El lobo blanco, acepta, ama y perdona.

Sin embargo, el lobo negro tiene la finalidad última de protegernos. Suele salir a la luz cuando ‘algo o alguien’ nos ha herido. Es verdad que las formas de manifestarse de este lobo probablemente no sean las más acertadas, pero detrás de eso hay una herida y una protección a volver a sufrir. Este lobo negro busca también recursos, es astuto y precavido. Es muy necesario porque sino el lobo blanco sería demasiado ingenuo y herido.

Nuestras emociones funcionan precisamente para manifestar como nosotros mismos interpretamos el contexto en el que nos movemos. Nuestra visión del mundo y cómo este nos afecta. En vez de reaccionar impulsivamente desde los lobos deberíamos plantearnos, por qué se ha activado en determinada circunstancia un lobo u otro.

    

Somos equilibrio

 

Otra de las grandes enseñanzas de esta leyenda Cherokee es precisamente que somos equilibrio.

No importa la cultura, ni los años: todas las civilizaciones han llegado de una manera u otra a esa conclusión.

El concepto taoísta más relevante y conocido para manifestar esto es el Yin y el Yang. Aunque este concepto hable de ‘energía femenina y masculina’, habla en sí mismo de que el mundo y las personas son duales. Todos y todo lo que nos rodea posee dos fuerzas que en sí mismas son opuestas pero a la vez complementarias. Una no puede existir sin la otra.

Este cuento nos recuerda lo mismo que el Yin y el Yang. Somos equilibrio y para que exista esta balanza debemos aceptar ambas facetas. Normalmente tendemos a negar una de las fuerzas cuando sin ella no existiría la otra.  

 

Te invito a reflexionar

 

Tras haber visto las enseñanzas principales de este cuento o leyenda de los dos lobos que habitan en nuestro corazón, quiero ahora invitarte a reflexionar.

 

¿Cómo están tus lobos?

 

Mientras leías este cuento Cherokee, ¿qué es lo que más ha resonado en ti?; ¿qué te decían tus propios lobos?

Cuando leemos algo a cada uno le llama la atención una cosa diferente según cómo esté el interior de cada uno.

Tal vez estés viviendo una época de tu vida complicada o sientas que uno de los dos tiene más importancia.

Reflexiona sobre lo que tu propio interior quiere decirte y lo que significan el lobo blanco y el lobo negro ahora mismo en tu vida.

 

Analiza cómo se manifiestan

 

Una vez que hayas visto cómo se encuentran a día de hoy tus propios lobos, podrías también buscar casos en los que analices detenidamente cómo se manifiestan.

Aunque todos tenemos un lobo blanco y uno negro, no se manifiestan en nosotros de la misma manera. Tal vez el lobo negro de una persona se active a través de la furia y para otro mediante la tristeza. Intenta identificar como se comportan tus lobos en el día a día.

Si puedes, es bastante beneficioso ponerles también el contexto en el que sientes que uno toma el control. De esta manera podrás conocerte más a ti mismo y ver como son las respuestas emocionales que más sueles poner en práctica.  

 

En qué circunstancias gana cada uno

 

Cuando hayas hecho lo anterior, habrás podido ver como se expresa y de qué manera cada lobo.

Añádele también en qué circunstancias concretas sientes que uno de los lobos ‘gana’.

Haciendo esto podrás ver en qué contextos de tu vida, a día de hoy no se da el equilibrio, cómo te hace sentir esa falta de armonía y analizar los motivos.

Muchas veces precisamente la falta de equilibrio nos hace sentir bien, omitiendo posibles cambios.

Sin embargo, si sientes que ‘necesitas’ modificar o cambiar algo, entonces es posible que puedas invitar al otro lobo a participar.

 

Cómo te gustaría alimentar a tus lobos en el futuro

 

Habiendo leído el cuento, las enseñanzas y habiendo aplicado la reflexión. Viendo cómo están tus lobos a día de hoy, cómo se manifiestan y en qué circunstancias gana cada uno.  ¿Cómo te gustaría alimentar a tus lobos en el futuro?

Sabiendo el punto desde el que partes y a cual te gustaría llegar. Podrás tomar decisiones para equilibrar los lobos que habitan en tu corazón. Haciendo esto verás los grandes cambios que experimentarás en tu vida y en la manifestación de tus lobos.

Sólo así verás tu propio control emocional sobre las circunstancias que influyen en tu día a día.

 

¿Te ha gustado?

Si te ha gustado este post te animo a que lo valores y compartas en las redes sociales.

¡Muchas gracias!

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más para explorar

que es coaching
Sin categoría

Qué es REALMENTE coaching y cómo funciona

En los últimos años han ido apareciendo en nuestro lenguaje cotidiano palabras como coaching o mentoring. Sin embargo, en la mayoría de los casos mal

Anuncios
Inteligencia emocional
Coaching

Qué es la Inteligencia Emocional y cómo conseguirla

En los últimos años ha proliferado el concepto de inteligencia emocional como un rasgo que todos deberíamos desarrollar. Cada vez más en los colegios empiezan

Anuncios

¿Necesitas Orientación Laboral?​

Estaré encantada de ayudarte 🙂​

coaching profesional
Abrir chat
Hola 👋
¿Cómo puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: