camino correcto

¿Estoy en el camino correcto? Cómo saberlo en 6 pasos

En época de cambios donde los resultados no suelen ser inmediatos solemos preguntarnos muchos sobre si estamos en el camino correcto. Aparecen los miedos de no saber si tal vez estamos perdiendo el tiempo o queriendo hacer algo que no llegará nunca. Yo también me he sentido así en infinitas ocasiones.

El problema de las dudas sobre el camino correcto

Decidir no es fácil

Nadie dijo que lo fuese. Lo complicado no es sólo cómo tomar decisiones sino que una vez que te hayas decantado, seguir adelante con lo escogido, especialmente si los resultados no se ven hasta el largo-plazo.

El problema de este tipo de decisiones es precisamente el tiempo de espera hasta ver resultados. La impaciencia nos domina y buscamos resultados a toda costa, llevándonos a una frustración constante. Si has tomado una decisión, adelante, date tiempo.

La gestión de la incertidumbre

Bajo mi punto de vista, lo más complicado de esta situación es el manejo de la incertidumbre.

No saber si se van a ver resultados o cuando aparecerán es una de las tareas más complejas de llevar. Requiere de una fuerza y entereza interior que te permita no decaer o flaquear ante el más mínimo imprevisto.

En inglés existe una expresión llamada ‘Leap of faith’, que habla precisamente de este momento, literalmente se podría traducir como: ‘Salto de fe’. Eso es justamente lo que tras tomar una decisión incierta sentimos, creemos que algo nos ha empujado hasta ahí, tenemos la firmeza de que es ‘nuestro camino’. Sin embargo, al poco tiempo los miedos aparecen por falta de resultados.

Falta de resultados

Si has escogido un camino y no ves resultados inmediatos, ten paciencia. Muchas veces las cosas tardan en llegar, no ver frutos instantáneos no significa que no vayan a aparecer.

La mayoría de emprendedores no son capaces de hacer frente a la incertidumbre, optando por abandonar sus proyectos mucho antes de darse el tiempo y el espacio para ver cómo funciona en el futuro.

Para mi, un gran ejemplo de esto sería la red social Instagram. Cuando se creó no tenía ninguna estructura de ingresos, los fundadores estuvieron años sin ver suficiente dinero como para ser rentables. Sin embargo, la popularidad de la app es destacable a día de hoy, habiendo sido la empresa adquirida por Facebook a un precio de 1.000 millones de dólares.

¿Te imaginas que hubiese pasado si Instagram hubiese abandonado el primer año? Ellos estaban exactamente en la misma situación en la que te encuentras, aún así pudieron tener la entereza suficiente de esperar hasta que las cosas sucedieron.     

Consecuencias de no saber si estás en el camino correcto

Desmotivación

La principal consecuencia de no saber si estás en el camino correcto es sentirte perdido.

Esto produce una gran desmotivación, llevándote a procrastinar muchas de las tareas de tu día a día. La falta de resultados no debería ser una motivación sino una oportunidad para ver qué está fallando y poder remediarlo.

Esta desmotivación generalizada te llevará a una pérdida de sentido vital, de no saber por qué tomaste esa decisión en su momento y creer que fuiste demasiado ingenuo.

Sensación de fracaso y abandono

Unido a la desmotivación de no saber manejarte en la incertidumbre, se une una amplia sensación de fracaso.

Empiezas a cuestionarte negativamente tus habilidades, tus talentos, tu capacidad para decidir, como si toda tu valía personal dependiera de esa decisión.

Si todavía no te has dado el tiempo suficiente, deja de verlo como un fracaso sino como una oportunidad para darte cuenta de que lo que has ido haciendo hasta ahora no está obteniendo resultados. Intenta analizar qué puede estar fallando y sobreponte a ello.

Desconfianza en la vida y resentimiento

Dependiendo del grado de cuestionamiento al que te estés sometiendo, es probable que unida a esta sensación de fracaso y abandono le acompañe el resentimiento y desconfianza en la vida. Es muy probable que la culpes de no darte una oportunidad, de llevarte por un camino que no ves cómo tuyo, de haberte llevado hasta el fracaso…etc.

Si bien es importante confiar en la vida, nuestras decisiones son única y exclusivamente nuestras. No podemos delegar nuestra capacidad de decidir en otros y mucho menos en algo tan ambiguo como la vida. Debemos hacernos responsables de nuestras decisiones, nos hayan traído los resultados esperados o no y en base a eso actuar.

Dudas y más incertidumbre

No saber si estás en el camino correcto y empezar a cuestionarlo traerá más dudas e incertidumbre en vez de conseguir respuestas. A este fenómeno se llama parálisis por análisis, empezarás a buscar información que corrobore que has tomado una mala decisión para poder soltar lo que estés haciendo. De esta manera, el sufrimiento ya no es prolongado y dejas de tener la sensación de que si lo intentas más tiempo has fallado duramente.  

Comparación

Es común también que te compares, que busques ejemplos de personas a las que tampoco les ha ido bien e incluso a personas que sí.

Con estas últimas, intentarás escudarte en que son mucho mejores que tú, tienen más cualidades o han tenido ‘suerte’. Sea lo que sea que hagas, con la comparación intentas ‘protegerte’ de sensación de fracaso al asumir que quizás no has tomado la mejor decisión.

¿Cómo saber si estoy en el camino correcto? 6 pasos

Siempre lo estás

Cada circunstancia en tu vida es parte del camino de la vida.

Seguramente hayas vivido alguna época espantosa de tu vida y sin embargo ahora la recuerdas como un aprendizaje. Tanto si has tomado una decisión correcta como si no, forma parte de la experiencia que debes vivir en la vida. Esto tampoco quiere decir que no tomes acción y te dejes a la deriva, sino que no te juzgues tan duramente.

La vida es una carrera a muy largo plazo, verás personas a las que rápidamente les irá fenomenal y tal vez al cabo de 1 o 2 años todo comienza a caerse. Puede que tu caso sea el contrario, tardes 1 o 2 años en despegar y que te mantengas toda la vida.

Nadie lo sabe, nadie puede garantizarte nada, ten al menos la certeza de que Donde hay miedo, hay oportunidad. Clic para tuitear Intentarlo debería ser tu mayor victoria.

Te sientes alineado con lo que haces

Si tienes la sensación de que lo que haces concuerda con quién eres, vas por muy buen camino.

Cuando tus talentos, habilidades y motivación están a la par con lo que realizas, ese es tu sitio. Es posible que eso cambie en el futuro a medida que tu mismo vayas evolucionando, pero sin duda es una gran señal de que estás donde debes estar.

Si crees que estás llamado a hacer algo mayor, que donde estás no te hace feliz, que no encajas del todo, es muy probable que sea una señal de alerta sobre que algo no va bien y deberías cambiarlo.

Estás cumpliendo un sueño

Lo bonito de los sueños no es tenerlos, sino cumplirlos Clic para tuitear La sensación de levantarte cada día y hacer algo que crees que es un sueño que te gustaría prolongar, es sin duda una señal inequívoca de ese es tu sitio.

Sin embargo, muchas veces hay cosas que sentimos como un sueño y por falta de resultados los abandonamos. No desesperes.

Piensa en cuánto tiempo lleva ese sueño contigo deseando que lo cumplieses.

¿10, 5, 20 años?

¿Por qué le exiges ahora resultados cuando tú mismo le has puesto tanta espera?

Lo importante es moverse y hacer que las cosas pasen en un tiempo razonable, si pasado ese límite de tiempo y habiendo ajustado los errores que hayan podido pasar, no se da esa situación, entonces quizás ese no era tu camino.

Sincronías o ‘casualidades’

Antes de lanzarnos al vacío, normalmente hemos experimentado una serie de ‘señales’ que nos llevado a ese punto.

Es probable que no nos hayamos dado cuenta hasta haber reflexionado sobre cómo hemos llegado hasta ese punto. Si eres capaz de detectar pequeñas ‘coincidencias’, pueden ser personas, eventos, lugares.. que te han llevado de una manera u otra hasta la decisión que has tomado, estás en el camino correcto.

Bajo mi punto de vista no existen las casualidades, todo se da por algo, el problema es quizás entender ese ‘algo’ que a veces es una oportunidad y otras más bien un aprendizaje. No obstante, siempre va a estar orientado en tu crecimiento personal.

Te sientes guiado

Para mí, otra de las claves inequívocas de que estás en el camino correcto, es la sensación de sentirse guiado. Es muy probable que al principio sientas miedo, incomprensión, pero si crees que hay ‘algo’, aunque no sepas ni lo que es, que te empuja hacia un lado: adelante.

El único problema que le veo quizás a este punto es cuando tras sentirte guiado un tiempo sigues sin ver resultados, pasando a la sensación de abandono.

Conecta realmente y observa también si ves alguno de los puntos anteriores. Si es así, analiza qué estás pudiendo hacer incorrectamente o qué deberías mejorar para empezar a ver resultados.

Paciencia: Yo no eres quien eras

Los periodos de incertidumbre son sin duda, de los cambios más difíciles de sobrellevar.

Es muy probable que tengas ganas de dejarlo todo y volver a la ‘comodidad en la que te encontrabas’.

Sin embargo, si tienes la sensación de que a pesar de dejarlo todo hay algo en tí que ha cambiado y no es posible volver a ser quién eras, estás en el camino correcto.

A veces esta sensación se acompaña de un ¿qué voy a hacer ahora si no quiero hacer otra cosa? Estas pequeñas frases que se nos pasan por la mente son señales inequívocas de que ese es nuestro lugar.

Si por el contrario, volver a tu vida anterior no te supone un esfuerzo sino más bien un alivio de dejar atrás un periodo de tensión por la incertidumbre, es posible que no estuvieses alineado con lo que hacías y que volver puede que fuese realmente tu camino.

¿Te ha gustado?

Si te ha gustado este post te animo a que lo valores y compartas en las redes sociales.

[kkstarratings]

¡Muchas gracias!  

Anuncios

Published by

Celia de la Hoz Sacasa

Experta en Coaching Profesional acreditado por la International Coaching Federation (ICF) y la Asociación Española de Coaching (ASESCO). Mentora de habilidades interpersonales y comunicación (soft skills).

¿Qué te ha parecido?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.